El papa Francisco reconoció el sábado que el Vaticano tiene un retraso en el proceso de 2.000 casos de abuso sexual cometido por sacerdotes y dijo que las críticas ante las demoras están justificadas, pero añadió que se está añadiendo más personal e insistió en que la Santa Sede va "por buen camino". (Seguir leyendo aqui…)