Si alguna vez recibiste un emoji que luciera como un malvavisco amarillo con cara, derretido, puedes culpar a Google. (Seguir leyendo...)