Se trata del Rolls-Royce Sweptail, un encargo especial de un cliente de la marca, del que se construyó una sola unidad como si fuese un traje a medida. Lujo y exclusividad en su máxima expresión. (Seguir leyendo...)