Cuando el equipo de Cartivator concibió su coche volador SkyDrive en una de sus sesiones de lluvia de ideas hace ya más de cuatro años, nunca imaginaron que un gigante como Toyota se convertiría en uno de sus inversores. Leer más de esta entrada