LeBron James humilló a cada defensor que Boston le puso enfrente. Y los Cavaliers no perdieron en absoluto ritmo tras el largo descanso, para seguir invictos en esta postemporada. (Seguir leyendo...)