No podría haber golpeado en un lugar peor de la Tierra. Esa es la conclusión fundamental a la que llegaron los científicos que perforaron el cráter del impacto del asteroide asociado con la desaparición de los dinosaurios. (Seguir leyendo...)