Stephy Hirst, dueña del gato en Australia, siempre pensó que "Omar" era grande, pero se sorprendió todavía más cuando el Record Guinness se contactó con ella asegurándole que podría ser el felino más largo del mundo. Aquí su historia....