La mujer, que logró por sus propios medios hallar los restos de su hija en una fosa común y que encarcelaran a sus asesinos, fue abatida a balazos en su casa en la noche del 10 de mayo, en la ciudad de San Fernando, en el estado de Tamaulipas, al noreste de México. (Seguir leyendo...)