El sacrificio fiscal que asume el Estado desde 2008 para mejorar el desarrollo de la agropecuaria no surte efecto. En el caso de los empleos del sector, la generación de éstos se ha mantenido inestable. Igual sus aportes al crecimiento del PIB, al pasar de 6.1% en 2008 a 5.6% el año pasado. (Más detalles aquí...)