Quizás no sea la mejor forma de renunciar a un trabajo. Pero la carta que escribió Marlene McGrory de Glasgow fue interpretada por varios como épica. Es que la mujer no se guardó nada en las pocas palabras que utilizó al comunicar su decisión de abandonar el trabajo. (Seguir leyendo...)