La de Wendy Miranda Fernández, una salvadoreña de 23 años, y Robert Paulino, un joven estadounidense de origen dominicano de 21 años, no iba a ser una boda grande, nada pretenciosa. (Seguir leyendo...)