Carlisle es la capital de Cumbria, en el Reino Unido. Pero en las afueras de esa ciudad, sus pobladores erxperimentaron una rara sensación cuando alzaron sus ojos al cielo y observaron unas extrañas formaciones. Eran nubes, pero no las corrientes. (Seguir leyendo...)