Una mujer ha cercenado la mano de un adolescente de 13 años en el noreste de Pakistán, luego de que el menor supuestamente exigiera el sueldo por el que había trabajado. [Sigue aquí…]