LeBron James dice que el vandalismo racista en su casa de Brentwood demuestra una cosa: no importa cuánto dinero o fama tenga, "Ser negro en Estados Unidos es difícil". Leer más de esta entrada