En las profundidades marinas hay miles de kilómetros de cables que hacen posible que puedas leer este artículo en estos momentos desde tu computadora o celular. (Seguir leyendo...)