Los niveles bajos y normales de azúcar en sangre y en los tejidos cerebrales estarían inversamente relacionados con el riesgo de desarrollar glioma, un tipo de cáncer que se localiza en el cerebro o la médula espinal. [Click aquí…]