Un bloguero ruso fue sentenciado este jueves a tres años y medio de prisión en suspenso luego de que subiera a internet un video donde se lo veía jugando Pokemon Go en una iglesia, algo considerado ilegal en el país. (Seguir leyendo...)