Los casos de personas que tienen dos tipos distintos de ADN son raros y solo suelen descubrirse por accidente, pero probablemente sean más comunes de lo que se piensa, según algunos expertos. (Seguir leyendo...)