Se llama Gertie, y fue encontrada deshidratada y moribunda por su "madre adoptiva", Erika de Jager, una veterinaria de 54 años, que dirige un refuio de especies salvajes en Tsumeb, Namibia. [Sigue aquí…]