Había sido bautizada como "Miranda Eve" por los habitantes de Richmond. Una fundación que dedicó un año a investigar su historia, causa de muerte y verdadera identidad. (Seguir leyendo...)