El portavoz de la policía estatal de Arkansas, Bill Sadler, explicó que todo comenzó cuando un agente del sheriff del condado rural de Yell detuvo un vehículo para control de tráfico y recibió un disparo. Cuando los refuerzos llegaron a la zona se encontraron con que los asesinados ya eran tres. (Seguir leyendo...)