"La cárcel es una manera cara de hacer que la gente mala sea peor", dijo Douglas Hurd. El político británico, funcionario durante los gobiernos de Margaret Thatcher y John Major, describió así las instituciones que se caracterizan, según los países, por superpoblación, abuso, muerte, crimen organizado, motines y tortura. Excepto una. (Seguir leyendo...)