gsticoLa historia de "Fiocco" (Moño) o "Tequila", según el nombre que le daba cada una de sus dueñas a un precioso gato negro "bígamo", terminó en Génova ante los tribunales para pelear por la tenencia del mimado felino. (Seguir leyendo…)