Stephen Curry dribló cuanto quiso y superó a la ofensiva a LeBron James, y los Warriors de Golden State se pusieron 2-0 arriba en la Final de la NBA al derrotar el domingo 132-113 a los Cavaliers de Cleveland. (Seguir leyendo...)