Mike Tyson personificó la imagen propia del diablo sobre un cuadrilátero, con una mirada mezquina que lo convirtió en la más temible máquina de boxeo en subirse al ring en los últimos 50 años. (Seguir leyendo...)