El pastor evangélico y activista de la Marcha Verde, Pablo Ureña, quien llevaba cinco días encadenado al Hospital Infantil Doctor Arturo Grullón, para exigir la mejoría de ese centro de salud, sufrió una crisis y tuvo que ser internado de emergencia. (Seguir leyendo...)

Relacionado: Pastor sigue encadenado frente a hospital en Santiago