Han pasado días desde tu entrevista de trabajo y nadie te ha llamado o enviado un correo electrónico. Posteriormente, te enteras de que alguien más fue contratado para la vacante. Estabas seguro de que habías hecho una gran entrevista y que avanzarías a la siguiente ronda, pero obviamente el entrevistador no lo vio así. (Seguir leyendo...)