Según la fiscalía, los acusados hicieron creer a sus víctimas que ellos podían obtener documentos legales para fines migratorios y hasta frenar procesos de deportación. (Chequea aquí...)