Todo empezó de una forma muy sencilla: un hombre de 31 años fue a ponerse un tatuaje en la pierna derecha. Debajo de una ilustración de una cruz y manos en posición de oración, las palabras "Jesús es mi vida" escritas en cursiva. (Seguir leyendo...)